MEDIDAS DE SEGURIDAD CONCERNIENTES A LOS FUEGOS ARTIFICIALES

Con la pronta llegada del feriado del 4 de julio tenemos una buena oportunidad para informarnos acerca de los fuegos artificiales y la seguridad de nuestros niños y familiares con relación a estos divertimentos.

Los fuegos artificiales son usados en esta fecha para celebrar el Día de la Independencia de los Estados Unidos y se asocia comúnmente a desfiles, barbacoas, comidas campestres, juegos de béisbol y acontecimientos públicos o privados. Los fuegos artificiales son estimulantes, alegres y espectaculares, pero han demostrado ser peligrosos y, por lo tanto, deben ser manejados por profesionales, ya que pueden causar accidentes y producir quemadura en los usuarios y espectadores.

Usarlos sin los recaudos adecuados resulta en quemaduras graves, las que pueden dejar cicatrices, desfiguración del rostro o cualquier parte del cuerpo, perdida de algún miembros del cuerpo, de la visión u otros traumas, que podrían llegar a ser irreparable y en algunos casos ocasionar la muerte. En caso extremo podría ocasionar un incendio que dé como resultado la perdida de la vivienda.

Según la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos, en el año 2005 se trataron más de 23,000 heridas relacionadas con los fuegos artificiales en los hospitales, las consultas médicas, las clínicas, los centros de cirugía ambulatoria y las salas de emergencia del país.

Para disfrutar una celebración segura y maravillosa, entonces, se recomienda seguir los siguientes consejos:

- Observe los fuegos artificiales desde lejos, a una distancia no menor de 500 metros (1/4 de milla).
- Respete las reglas de seguridad y los cercados diseñados por los técnicos de juegos pirotécnicos.
- Deje en manos de los profesionales el manejo de los fuegos artificiales.
- No toque la pólvora que no ha sido detonada.
- Jamás juegue con fuegos artificiales bajo la influencia de drogas o alcohol.
- Los padres deben asistir a exhibiciones profesionales de fuegos artificiales en lugar de usarlos en el hogar.
- Nunca permita que los niños jueguen o enciendan fuegos artificiales o luces de Bengala. Aún cuando las estrellitas o chispas suelen considerarse seguras la temperatura necesaria para el encendido es alta y puede ocasionar quemaduras en la piel y la ropa fácilmente. Los niños no entienden el riesgo de accidente y no pueden actuar apropiadamente ante este tipo de emergencia.

En definitiva, una de las mejores medidas que puede tomar el próximo 4 de julio es asistir a las exhibiciones públicas y observar los fuegos artificiales desde la distancia establecida como segura.

La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos, recomienda especialmente dejar en manos de los profesionales el manejo de los fuegos artificiales.




Luis Rodríguez, trabaja en prevención de VIH y el sida para el Spanish Community Center - Shore AHEC en Atlantic City.



Publicado en el periódico: "Nuestra Comunidad del Sur de New Jersey" Viernes 20 de Junio 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada