Clamidia "infección silente o silenciosa"

La infección de transmisión sexual “ITS”, causada por una bacteria y reportada con mayor frecuencia en los Estados Unidos, es la Chlamydia trachomatis. Tanto los hombres como las mujeres pueden tenerla. Esta “ITS” es popularmente conocida por clamidia, este término proviene del griego, khlamýs / khlamýdös, que quiere decir “capa” o “encapotado”. Según la Organización Mundial de la Salud “OMS”, cada año en el mundo aproximadamente 90 millones de personas contraen esta “ITS”.

La clamidia se puede transmitir por contacto sexual con sangre, semen y flujo vaginal, al tener relaciones por vía vaginal, anal u oral, sin protección. También se puede transmitir de madre a hijo al pasar por el canal de parto y desarrollar infección ocular y respiratoria por clamidia. Además puede afectar los ojos y la garganta. Esta bacteria puede causar daños irreversibles en el aparato reproductor femenino y masculino.

La clamidia se conoce como la enfermedad "silente o silenciosa", porque la mayoría de las personas no presentan síntomas y continúan la cadena de transmisión al tener relaciones sexuales desprotegidas, sin el uso del preservativo. Toda persona sexualmente activa puede contraer la infección por clamidia.

De acuerdo a fuente consultada de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). Cuando se manifiestan, los síntomas aparecen generalmente entre 1 y 3 semanas después de adquirir la bacteria.

En las mujeres, la bacteria infecta inicialmente el cuello uterino y la uretra (el conducto urinario). Las mujeres podrían presentar flujo vaginal anormal o una sensación de ardor al orinar. Algunas mujeres siguen sin tener signos ni síntomas aun cuando la infección se propague del cuello uterino a las trompas de Falopio (los conductos que transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero); otras mujeres presentan dolor en la parte inferior del vientre, dolor de espalda, náusea, fiebre, dolor durante las relaciones sexuales o sangrado entre los períodos menstruales.

Los hombres podrían presentar secreción del pene o una sensación de ardor al orinar; también pueden sufrir de ardor y picazón alrededor de la abertura del pene. El dolor y la inflamación de los testículos es poco frecuente.

Los hombres y mujeres que tienen relaciones sexuales con penetración anal pueden contraer la infección clamidial en el recto, lo cual puede causar dolor al defecar, secreciones o sangrado en el recto, dolor o ardor anal. La infección por clamidia también puede presentarse en la garganta de las mujeres y hombres que han tenido relaciones sexuales orales con una pareja infectada, pudiendo presentar: Ardor en boca y lengua, Dolor de garganta, Ulceras en la boca. Entre mayor número de parejas sexuales tenga la persona, mayor es el riesgo de contraer la clamidia y otras "ITS" incluyendo el Virus de Inmunodeficiencia Humana “VIH”.

En la mujer, si no se trata la clamidia trachomatis puede propiciar complicaciones serias, como inflamación pélvicas, embarazo ectópico, partos prematuros, aborto, nacimiento de bebé con bajo peso. La infertilidad se puede presentar en ambos sexo.

Según las directrices de los “CDC” todas las mujeres sexualmente activas de 25 años de edad o menos y las mujeres de más edad con factores de riesgo de infecciones clamidiales, deben hacerse la prueba anual. Además recomiendan a todas las mujeres embarazadas que se hagan la prueba para detectar clamidia. También los “CDC” recomiendan que los hombres que hayan tenido sexo anal receptivo se sometan a un examen de rutina de detección de clamidia rectal y gonorrea, independientemente de haber reportado el uso de condón.

Abstenerse del contacto sexual o tener relaciones sexuales con una pareja que no tenga la infección es una forma de evitar la clamidia. Si piensa que tiene la infección deje de tener relaciones íntimas, informe a todas sus parejas sexuales, actuales y anteriores, es posible que tengan la bacteria. No se debe reiniciar la actividad sexual hasta que todas las parejas sexuales hayan sido examinadas y en caso de ser necesario, hayan recibido tratamiento.

Tu proveedor de cuidados de salud te informara cuando te ha curado. Los condones de látex, cuando se usan de manera habitual y correcta, pueden reducir el riesgo de transmisión de la clamidia y otras “ITS” incluyendo el “VIH”.

Luis Rodríguez, trabaja en Prevención de VIH y el sida para el Spanish Community Center-Shore AHEC en Atlantic City, New Jersey

1 comentario:

  1. Thanks for the information. I think that you should wash your face at least 3 to 4 times a day. You’ll be surprised how much better your face will look.

    order cialis

    ResponderEliminar